Historia de la tarjeta

La invensión de la imprenta

Después de la escritura, el segundo invento más importante de la historia de la humanidad es la imprenta, la cuál fue creada por los chinos. Se han desarrollado dos hipótesis acerca de la invensión de la imprenta; una menciona que la imprenta evolucionó a partir de los sellos de grabados para identificar las marcas, llamados también “cortados”, cuyo proceso durante la Dinastía Han (siglo III d.C.), como menciona Meggs “...era tallar caracteres caligráficos sobre una superficie plana de jade, plata, oro o marfil; dicha superficie se entintaba presionándola contra una pasta de tinta de color rojo, hecha de cinabrio; después el sello se presionaba contra un sustrato para formar la impresión...”

La segunda hipótesis se centra en la antigua práctica china de reproducir impresiones entintadas de inscripciones talladas en piedra, aunque este método presentaba ciertas desventajas, como su peso y el gran espacio que requerían este proceso, según Meggs: “...se realizaba humedeciendo el papel sobre el que iba a quedar la impresión, éste se ponía sobre la piedra, y con un pincel firme se presionaba en las depresiones de la inscripción para después, con un cojinete de tela entintada, frotar ligeramente por la superficie del papel...”

No se sabe con exactitud si el método de impresión que utilizamos en la actualidad evolucionó de la primera o la segunda hipótesis planteada, sin embargo, ambas influyeron en este proceso. Después de que los chinos lograron evolucionar y perfeccionar el método litográfico, pasaron a la impresión en relieve; su cultura y con ello sus conocimientos, fueron exportados a Japón durante el siglo VII, y justo ahí es en donde se produce la impresión más antigua conocida hasta la fecha “El Diamond Sutra”, un manuscrito que está formado por siete hojas en un rollo; seis comunican las revelaciones de Buda a su discípulo Subhuti y la séptima es una compleja ilustración lineal de un grabado en madera de Buda y sus discípulos.

Antes del año 1000, China, ya había alcanzado un alto nivel en materia de impresión, se diseñó y se empezó a imprimir el papel moneda; esto se hacía en papel perfumado con alto contenido de seda. China fue así la primera sociedad donde el pueblo tenía contacto cotidiano con las imágenes impresas.

La imprenta de Gutenberg

En Europa, mucho tiempo después de que fue inventada la imprenta por los chinos, un alemán llamado Johannes Gensfleisch zum Gutenberg, mejoró la técnica que en oriente se había creado y fue el primero que agrupó los sistemas y subsistemas complejos necesarios para imprimir un libro tipográfico alrededor de 14505. Él inventó los tipos removibles y por tanto reutilizables, que permitieron realizar tiradas de múltiples ejemplares de libros, ya que estos se hacían únicos, como una obra de arte, elaborados a mano letra por letra, palabra por palabra.

La clave de la invención de Gutenberg fue el molde del tipo, usado para la acuñación de las letras individuales; cada caracter tenía que estar en plano paralelo en cada dirección y tener exactamente la misma altura. Para la impresión usó aceite de linaza hervido coloreado con negro de humo, para producir una tinta espesa y pegajosa que se podía aplicar uniformemente; y para presionar esta tinta al papel se necesitaba una prensa resistente y vigorosa, existían varios prototipos de prensas que se usaban en la elaboración de vino, queso y empacado de papel, y Gutenberg adaptó sus diseños, los cuales se basaban en un gran tornillo que bajaba y subía una placa para imprimir.

Entre los primeros ejemplos que aun sobreviven del diseño tipográfico e impresión, se incluyen un poema alemán acerca del juicio final, cuatro calendarios y una serie de ediciones de una gramática latina hecha por Donatus. Los ejemplares fechados más antiguos son de 1454 y son cartas de indulgencias expedidas en Maguncia; los escritos añadidos en la copia que sigue indican que en el último día de diciembre de 1454, a un tal Judocus Ott von Apspach se le perdonaron sus pecados.

Johannes Gutenberg, Letters of Indulgence (Cartas de Indulgencia) de 31 líneas, ca. 1454.

La diferencia entre los tipos removibles de Gutenberg y la técnica oriental de los chinos, estriba en el carácter alfabético de la escritura occidental que requiere sólo la elaboración de un número reducido de clases de tipos, uno por cada letra del alfabeto, mientras que la escritura china, es ideográfica y requiere miles de clases de tipos, uno para cada concepto, idea o palabra.

El interés de Gutenberg por la impresión rápida y económica de libros era en gran medida comercial e incluso quiso hacer pasar sus primeras Biblias por ejemplares realizados a mano, ya que la gente adinerada apreciaba más lo hecho a mano, pues declaraban que este método era para la gente corriente. La primer Biblia que imprimió fue alrededor del año 1450 y es conocida como Biblia de cuarenta y dos líneas; la soberbia legibilidad y textura tipográfica, los generosos márgenes y el excelente trabajo de imprenta hicieron de este primer libro impreso un modelo de calidad que pocas veces ha sido superado. Un iluminador agregó los encabezados a color.

La invensión de Gutenberg, facilitó el acceso de un mayor número de personas en todo el mundo al saber escrito y a la comunicación gráfica, y llevó a transformaciones en la política, la religión y las artes. Así que a partir de la invensión de la imprenta por el pueblo chino, hasta su mejora por Gutenberg, la sociedad comenzó a tener contacto con las imágenes impresas en un papel llamado tarjeta.

El origen, desarrollo y coleccionismo de las cartas de juego

Cartas chinas

Al ser el pueblo chino el primero en tener contacto en su vida cotidiana con imágenes impresas, se da aquí una de las formas más antiguas del diseño gráfico, El juego de naipes y Las Tarjetas de dominó; al principio estos dados en hojas se imprimieron sobre tarjetas de papel pesado, por la misma época en que los libros paginados reemplazaron a los manuscritos enrollados (siglo IX y X).

La referencia más temprana que se tiene sobre estas tarjetas se da en el año 969 d.C., cuando el Emperador Mu-Tsung y su esposa las jugaron en un balcón la noche vieja de ese año; fue ahí donde se inició la historia de jugar y coleccionar tarjetas. Muchas de las convenciones del diseño utilizadas en las cartas que aquí se muestran, como las secuencias numéricas de las imágenes, significan los trajes y descripciones de la realeza, aun sobreviven en las cartas de juego de la actualidad.

Cartas de juego chinas, sin fecha

 

Impresiones Europeas

 

 

En la época de las Cruzadas en Europa se dio una etapa de gran influencia oriental, así que llegó a este contienente el método de impresión en relieve utilizado ya en China, y conocido por el pueblo musulmán, con el que se hacia la impresión de las tarjetas de juego. Los europeos al conocer este método no tardaron en aprenderlo y comenzaron a practicarlo, siendo sus primeras manifestaciones la impresión de juegos de naipes y de imágenes religiosas, constituyéndose como productos exclusivos de Diseño Gráfico.

 

 

Al principio del siglo XIV, en Europa se imprimían diversos diseños pictóricos sobre textiles y papel; jugar cartas era muy popular, tanto que en el año de 1370, al llegar el juego de cartas a Italia, ellos lo difunden por todo el resto del continente que aun no las conocía, lo cual molestó a celosos feligreces, ya que se había convertido en una manera de apostar y esto provocó que se hicieran leyes referentes a jugar tarjetas en Europa; entre 1367 y 1378 había por lo menos tres leyes referentes a este tema9. Sin embargo este pasatiempo estimuló una floreciente industria clandestina de impresión por bloque.

 

 

 

Primeras impresiones de juegos de naipes europeo, en un estilo rudimentario, no con mucho diseño ni estética

 

Cambios en los símbolos y el diseño de las tarjetas

Desde las primeras tarjetas chinas y después las que se introdujeron por Europa, los sistemas de símbolos utilizados en ellas había empezado a evolucionar y a cambiar. Ahora los sistemas utilizados eran franceses, germánicos y latines; cada uno reflejó algo acerca de su cultura. El diseño plano y estilizado de las barajas ha cambiado poco en más de 500 años. Los signos visuales para designar el palo, se establecieron conforme a las cuatro clases que constituían la sociedad medieval. Los corazones simbolizaban el clero; las espadas representaban la nobleza; la hoja de trébol a los aldeanos, y los diamantes a los burgueses.

Pero este cambio y evolución se hizo permanente conforme pasaban los años, desde 1400 a alrededor del siglo XIX las personas experimentaron con la mirada o cara opuesta de sus tarjetas. En el Renacimiento por ejemplo, los artistas comenzaron a pintar las espaldas de las tarjetas con retratos, siendo que antes éstas permanecían blancas; de esta idea vinieron las tarjetas de Tarot, una muestra es el soberbio juego de cartas de Tarot de finales del siglo XV, atribuido a Andrea Mantegna.

 

En el año 1414, el Duque de Milán jugaba baraja con planchas de marfil ilustradas por artistas famosos, mientras que los nobles flamencos usaban láminas de plata grabadas; en toda Europa la clase trabajadora se reunía en tabernas, y al borde de los caminos a jugar con naipes borrosos grabados con bloques de madera y reproducidos en papel ordinario; como los primeros diseños gráficos que se introdujeron en una cultura iletrada, también las cartas representan la primera manifestación de la democratización del arte de la imprenta en Europa, ya que los juegos de los reyes pudieron ser ahora los juegos de los campesionos y los artesanos. De esta manera introdujeron a las masas al reconocimiento de símbolos, al manejo de las secuencias y a la deducción lógica; su valor intrínseco trascendió la simple diversión.

 

 

Posteriormente, alrededor del año 1450, en Estraburgo, Alemania, un artista no identificado llamado El Maestro de los Naipes, creó los primeros grabados conocidos en lámina de cobre. El trabajo más fino del Maestro de los Naipes es una colección de naipes con imágenes de pájaros, animales y hombres salvajes. La maestría de la ejecución sugiere que estos naipes fueron diseñados y grabados por alguien que ya dominaba el grabado.

 

El maestro de los Naipes, The three of birds, ca. 1450. El diseño magistral y la colocación de las imágenes en el espacio realzan la seguridad del dibujo y el empleo de la línea para lograr efectos tonales.

 

Las barajas no corrientes

Los juegos de naipes con este tipo de barajas abundaron en Europa desde el siglo XVII al XIX. En Inglaterra desde 1670 hasta más o menos 1720 se imprimieron series de naipes históricos, grabados con tiras de dibujos, cada uno de los cuales representaba un evento significativo relativo al título de la baraja . De éstas se diseñaron alrededor de quince, entre ellas, The Knavery of the Rump, en la que se satirizaba el Rump Parliament de Oliver Cromwell. En Francia se hicieron muchas barajas muy bonitas en los siglos XVIII y XIX; de gran interés son las barajas revolucionarias, en las que en vez de reyes y reinas aparecían naipes representando ciudadanos, y las exquisitas barajas coloreadas a mano de naipes de trajes de época, que datan de mediados del siglo XIX. Las figuras de los naipes de estas últimas barajas representaban personajes conocidos vestidos con los trajes suntuosos del periodo.

The Knavery of the Rump, serie de Barajas que se realizaron para satirizar a Oliver Cromwell

 

Quizás las barajas de naipes más intrigantes de todas sean las llamadas barajas transformadas. A principios del siglo XIX, cuando todavía no se usaban índices en los naipes, la gente se divertía tratando de crear dibujos basados en los puntos o símbolos de los palos de los mismos. El término ‘transformación’ se refiere a convertir un simple naipe en una obra de arte. se imprimieron alrededor de 75 de estas barajas.

 

Las tarjetas en Estados Unidos

Cuando las tarjetas llegaron a Estados Unidos, alrededor de los 1800, comenzaron a innovar el juego, inventaron cosas como El Bromista (Jocker), una tarjeta extra que se utilizó en el juego; así mismo pusieron pequeños números en las cartas por encima en el lado superior izquierdo y por el inferior derecho, esto para hacer más fácil el clasificar el juego en paquetes o mazos de tarjetas.

Distintas compañías al ver la popularidad del juego, comenzaron a imprimir tarjetas que reflejaban la vida política de la época o con una causa en particular, un ejemplo es la Compañía Excelentísima de jugar tarjetas; ellos controlaron el imprimir y fabricar tarjetas para levantar dinero para el reinado del Rey Charles I, dicha compañía también hizo un impuesto por jugar tarjetas que duró hasta 1920.

 

En la actualidad la mayoría de las compañías buscan innovadoras maneras para hacer sus productos, inclusive las personalizan.

 

 

Baraja con temática, Cine

 

Coleccionismo y otros usos de las tarjetas

Las tarjetas además de servir en un principio para jugar, con el paso del tiempo fueron adquiriendo nuevos usos. Hacia el año 1775, las personas que no podían comprar pintura de óleo para tener imágenes en sus casas, recurrieron al grabado en cobre plasmado en tarjetas, ya que esto era más económico. Además, los talleres comenzaron a producir pliegos, tarjetas de publicidad y otros impresos, un claro ejemplo se observa en el conjunto de grabados llamados The Trades, originalmente creados por N. Larmessin en el año 1690.

Ejemplo de la serie de grabados “The Trades (Los oficios)”, publicidad de un vendedor de animales, 1960. Una simetría impresionante y una sombría timidez intensifican el extravagante humor de esta imagen.

 

Una de las impresiones que realizó fueron tarjetas de albúm, llamadas fragmentos (o recortes); ya que uno de los pasatiempos más importantes de la época (época victoriana) era coleccionar estos “bellos trocitos de arte”, las flores silvestres, las mariposas, los niños, los animales y los pájaros de Prang llegaron a ser la expresión del amor por la dulzura, nostalgia y los valores.

 

A Prang se le ha llamado el “Padre de las Tarjetas de Navidad de Estados Unidos”, por su trabajo pionero en gráficas para las celebraciones de las fiestas. En Inglaterra en el año 1873 publicó una tarjeta de Navidad para ser enviada por correo. Las imágenes típicas de estas primeras tarjetas fueron Santa Claus, renos y árboles de navidad. A principios de la década de 1880, fabricó tarjetas de Pascua, San Valentín, cumpleaños y Año Nuevo. En la década de 1870, los álbumes cromolitográficos evolucionaron a tarjetas de publicidad comercial. Prang ayudó a popularizar el uso de estas tarjetas.

 

A partir de ese momento, el coleccionismo de tarjetas comenzó y ha evolucionado hasta nuestros días, hasta convertirse en un hobbie y una distracción llena de diseño y composición.

 

L. Prang and Company y otros ca. 1880-1900. Esta colección muestra una variedad gráfica efímera, impresa por medio de la cromolitografía.